Mamíferos

No muchos mamíferos han logrado llegar a las Islas Canarias por su propio poder. El hombre ha construido el nexo necesario y ha traído aquí ratas, gatos, erizos, conejos, perros y muchos más.

En Canarias se pueden encontrar 20 especies de diversos mamíferos pequeños y medianos, de los cuales sólo las musarañas, ratas (extinctas) y ratones y los murciélagos pueden haber llegado a las islas por sus propios medios. Cerca de la mitad de las especies fueron liberadas on o sin propósito por los humanos.

Además de las especies mencionadas más tarde, naturalizadas con éxito, se realizaron experimentos con el ciervo rojo (Cervus elaphus) en La Gomera, que había alcanzado una población de hasta 1000 ejemplares, pero que ahora está nuevamente extinguido. Lo mismo ocurre con el gamo (Dama dama) en las montañas de Anaga en Tenerife (con el que acabaron los coches y los cazadores furtivos) y la liebre ibérica (Lepus granatensis). De esta manera trataron de poner en las montañas animales más productivos para la caza.

Orden Artiodactyla: Cabras, ovejas, muflones, aruí

muflón (Ovis musimon)

En el decenio de 1970 se introdujo en Tenerife el muflón (Ovis musimon), un cruce entre ovejas corsas y ovejas domésticas sin lana. Sin embargo, como la vegetación del parque nacional sufrió enormemente por la preferencia del muflón por plantas más delicadas (entre otras 34 especies comestibles, el pequeño cardo plateado Stemmacantha cynaroides ya estaba presente en sólo unos pocos ejemplares), a principios de este siglo se anunció un «control del muflón». La población se estima ahora, en 2013, en unos 100 animales.

También el Aruí del norte de África, que hoy encontramos en los bosques de pinos de La Palma (Ammotragus lervia) fue naturalizado con fines de caza. Nueve especies de plantas en peligro de extinción se consideran el alimento de esta especie, que se encuentra en algún lugar entre las ovejas y las cabras, cuya población se estimaba en 200 animales en los años 90.

macho de cabra (Capra hircus)

Las cabras (Capra hircus) difícilmente se encuentran salvajes en las montañas, pero han sido pastoreadas aquí durante 2000 años y han dejado su huella en el paisaje en muchas zonas. Se dice que en el momento de la conquista en 1403 había 60.000 cabras en dos variedades en Fuerteventura, y aún hoy hay más cabras que habitantes en esta isla. En las montañas de Tamadaba, en Gran Canaria, hay una población de cabras salvajes que son despreciadas por los cazadores como inferiores. La influencia en la vegetación es difícil de estimar. En las cumbres deforestadas de las montañas, el constante ramoneo hace difícil o imposible que se desarrolle la vegetación natural, antes densa, que podría tener una gran influencia en el equilibrio hídrico de las islas por dos razones: Las plantas atrapan el agua de las nubes bajas (véase el capítulo sobre el clima), y sus raíces estabilizan el suelo, que funciona como un depósito de agua.

Ganado (Bos taurus)

También las ovejas (Ovis aries, oveja) y un cerdo negro (Sus scrofa, cerdo negro) fueron introducidos ya por los Guanches hace unos 2000 años. El ganado (Bos primigenius taurus) rara vez se ve en los campos, excepto en las mesetas cerca de Las Dehesas en El Hierro. La inmensa mayoría de la carne consumida es importada (87%, COAG Canarias) o criada en granjas de engorde.

Orden Perissodactyla: burros

Burro doméstico (Equus asinus asinus)

Comparado con los caballos que viven en las estepas, los burros tienen una clara ventaja en el paisaje mayormente seco y montañoso de aquí. Sin embargo, uno debe mantenerlos en consecuencia también en el seco…
Los animales que antes se utilizaban de muchas maneras diferentes para el trabajo agrícola han sido sustituidos en gran medida por máquinas más pequeñas como la «Piva». Cuando se hizo un llamamiento para honrar a los burros en La Laguna en Tenerife 2012, sólo se presentaron unos pocos ejemplares muy escasos en la plaza del pueblo.

Orden Lagomorpha: Conejos

Conejo (Oryctolagus cuniculus)

Los conejos (Oryctolagus cuniculus) fueron naturalizados en las Islas Canarias en el siglo XV para acercar al hombre a un recurso más. Se les culpa de las perturbaciones de las aves marinas reproductoras y de los daños durante la reforestación y en los jardines. De agosto a noviembre se pueden cazar, junto con palomas bravías y perdices, los jueves, domingos y días festivos. Además hay restricciones por zonas, por ejemplo no se puede cazar en los Parques nacionales, luego se establecen cantidades como esta, del 2019 en La Gomera: por cazador y día se autoriza la caza de cinco piezas entre conejos y perdices, con un máximo de tres perdices…

Orden Carnivora: Gatos, perros, hurones

No debemos hacernos ilusiones, los gatos (Felis catus silvestris, gatos) son los peores depredadores que tenemos aquí. Además de los gatos domésticos callejeros, también hay una población fija de animales salvajes. Después de haberse alejado de las granjas y zonas urbanas durante varios siglos, muestran las características externas de los gatos salvajes. Un pelo significativamente más largo y una cola gruesa y lanuda los distinguen de los gatos domésticos. Originalmente bien introducidos para mantener a los ratones y ratas dentro de unos límites, naturalmente no se detienen ante las aves endémicas y los lagartos gigantes en peligro de extinción, por lo que se han convertido en un problema en algunos lugares. En las islas de Lobos y Alegranza, todos han sido capturados para asegurar la cría ininterrumpida de las aves marinas. En las otras islas, también, se han convertido en víctimas de operaciones de trampas a gran escala.

Capturas de gatos en Valle Gran Rey para mejorar el estado de la población del lagarto gigante

No me gusta aceptar el argumento de los dueños de los gatos de que «su» gato no hace «algo así»: Durante las capturas para la protección del lagarto gigante en los Riscos de la Mérica, se capturaron 14 gatos entre 2006 y 2009, 11 de ellos con dueños. Incluso los gatos domésticos normales ocasionalmente buscan presas entre la fauna natural. En el caso de La Gomera, el número de gatos salvajes en 2018 se estimó en alrededor de 1750.

Podenco, en Tenerife

Los perros (Canis lupus familiaris) posiblemente jugaron un papel decisivo en la denominación de las Islas Canarias. Existen dos razas de perros canarios típicos: el podenco, delgado y resistente, que se utiliza principalmente para la caza, y el presa canario, fuerte (animal símbolo de Gran Canaria), que es más probable que se utilice como perro de granja. No hay una población permanente y salvaje de perros en las Islas Canarias, pero uno se encuentra ocasionalmente con especímenes salvajes. Por lo general, uno no tiene que preocuparse si se encuentra con un perro corriendo libremente afuera. La mayoría de ellos han tenido experiencias con humanos que los hicieron tímidos.

Capturas de hurones en La Gomera (Cabildo)

En los últimos 20 años, los hurones utilizados para la caza (Mustela putorius furo) se han extendido a La Palma y La Gomera y ahora amenazan a la fauna autóctona. En el otoño de 2018, 22 hurones fueron capturados en trampas en La Gomera, por lo que es muy probable que los animales que escaparon de la cría o escaparon de los cazadores se estén reproduciendo salvajemente y amenazando a la fauna autóctona. Los puntos marcados en el mapa indican la ubicación de los hallazgos: verde = atropellado; azul = visto; rojo = atrapado. Si los encuentra, debe reportarlos al 922 141501.

Orden Rodentia: Ratas y ratones

Rata negra aturdida en La Gomera (Rattus rattus)

Las ratas y ratones probablemente llegaron a las islas en barcos. La rata negra (Rattus rattus) fue introducida poco después de la conquista y se ha integrado en todas partes en los ecosistemas de las Islas Canarias, mientras que la rata común (Rattus norvegicus) dio el salto sólo unos pocos siglos después y está principalmente adaptada a la vida en los asentamientos humanos.
Así que si uno encuentra una rata en el bosque de laurisilva es probablemente una rata doméstica. Ambas son serias amenazas para la vida de las aves nativas. Es probable que esta última especie sea la principal responsable del desplazamiento de la paloma de laurel (Columba junoniae). Probablemente también se puede atribuir a las ratas que la mayoría de las aves marinas sólo se reproducen en los pequeños islotes de la costa.

Rata negra (Rattus rattus) en La Palma (Foto: Andreas Wallner)

Las ratas gigantes fueron encontradas en Tenerife y Gran Canaria (Canariomys bravoi y Canariomys tamarani, hasta 50 cm sin cola) sólo en forma de fósiles. Probablemente fueron víctimas de los deseos culinarios de los habitantes prehispánicos y sus perros o de la presión de la competencia a través de los parientes más pequeños introducidos mas tarde.

Los ratones domésticos (Mus musculus, ratón) son considerados omnívoros. Es posible que a su llegada, presumiblemente incluso antes de que los guanches colonizaran la isla, desplazaran a una especie nativa de ratón (Malpaisomys insularis), que ahora sólo se conoce a partir de fósiles, por competencia o por enfermedades introducidas.

La ardilla moruna (Atlantoxerus getulus)

La ardilla moruna (Atlantoxerus getulus) fue traído a Fuerteventura como una mascota. Hoy en día el tamaño de la población es de unos 200.000 (!) animales. Se considera una plaga en relación con la reducción de las poblaciones de algunas especies de plantas y caracoles y, posiblemente, también por las perturbaciones de las aves reproductoras.

Orden Insectivora – Eulipotyphla

Musarañita (Suncus etruscus; Foto: Leopoldo Moro)

Las musarañas utilizan veneno mezclado con su saliva para atrapar a sus presas, que pueden incluir pequeños lagartos así como insectos (lo que también es doloroso para los humanos). No están relacionados con los ratones, pero como insectívoros están relacionados con el erizo. La musaraña canaria (Crocidura canariensis) es sólo ligeramente más grande que el mamífero más pequeño del mundo, la musarañita (Suncus etruscus de 4 cm, incluida la cola, peso 3 g), que también se encuentra en Tenerife. La linea canaria del cazador de insectos llegó a las islas Lanzarote y Fuerteventura por medios naturales hace aproximadamente 30.000 años. En Gran Canaria vive la musaraña doméstica (Crocidura russula, hasta 80 mm, 15 g).

Erizo moruno (Atelerix algirus)

El erizo (Atelerix algirus – erizo moruno) suele estar activo por la noche y puede observarse casi exclusivamente en forma de cadáveres en las carreteras. En Escocia es conocido como un gran depredador de los huevos de las aves limícolas y aquí también podría tener una influencia en sus poblaciones. También existe la posibilidad de que su presencia tenga una gran influencia en las diversas especies de insectos endémicos.

Orden Chiroptera: Murciélagos

En muchas áreas los murciélagos ya se observan durante el crepúsculo. En las Islas Canarias, muchas veces han sido vistos con sospecha, todavía son envenenados o golpeados hasta la muerte. Sin embargo, no son en absoluto perjudiciales para los humanos, al contrario, son los mejores pesticidas naturales que uno pueda imaginar. Cada noche comen alrededor de la mitad de su peso en insectos. Sobre todo el uso excesivo de insecticidas, que ahora acumulan en sus cuerpos, es una fuente de preocupación para ellos.

Pipistrellus maderensismuerto encontrado en el Garajonay

De las siete especies de murciélagos, tres pertenecen a la familia de los murciélagos de hocico liso (Vespertilionidae): algunos son muy comunes y pueden encontrarse casi en todas partes, como el murciélago de Madeira (Pipistrellus maderensis), un endémismo macaronésico. Se puede encontrar en todas partes, excepto en Lanzarote y Fuerteventura, y figura en el Catálogo Nacional de Especies en la categoría «vulnerable».

El orejudo canario (Plecotus teneriffae), que se encuentra en los bosques de laurisilva y pino de Tenerife, La Palma y El Hierros, también figura en el Catálogo Nacional de Especies Protegidas en la categoría de «vulnerable» y se encuentra exclusivamente en las Islas Canarias. En Fuerteventura sólo hay el murciélago de borde blanco (Pipistrellus kuhlii).

Las demás especies autóctonas de las Islas Canarias también están protegidas en el Catálogo Nacional de Protección de Especies en la categoría «de interés especial»:

Entre ellos se encuentran el murciélago Tadarida teniotis y el murciélago egipcio (Rousettus aegyptiacus), que se ha escapado de las instituciones zoológicas en los últimos años. Se trata de un frutívoro (dátiles, aguacates, plátanos, pero también laureles) que se ha convertido en una plaga en Israel y Sudáfrica y que ahora representa una amenaza para la fauna y la flora nativas.